Dado que la detección es más precisa y eficaz cuando se utilizan cámaras térmicas, estos dispositivos se han convertido en una gran solución para todo tipo de empresas. Estas cámaras han revolucionado la videovigilancia porque permiten detectar anomalías en entornos delicados con precisión y eficacia, lo que implica la necesidad de adoptar medidas de seguridad para abordarlas mediante un análisis exhaustivo de estos entornos.

Recordemos primero algunos aspectos fundamentales sobre las cámaras térmicas, si bien ya hablamos en el pasado de esta tecnología en plena lucha contra con el COVID, donde estos productos fueron «estrellas» en el campo de la detección de posibles contagiados.

Cámaras térmicas Dahua

Los colores que muestran en pantalla representan diferentes niveles de calor en las imágenes térmicas; las cámaras convencionales sólo muestran la imagen tal y como es.

En cambio, las cámaras térmicas utilizan sensores infrarrojos de alta sensibilidad para detectar las diferencias de temperatura y traducirlas en imágenes visuales.

De esta forma, son muchas las aplicaciones potenciales de esta tecnología, pero las más significativas para estas cámaras térmicas son:.

  1. Visión excepcional para la protección perimetral

Las cámaras térmicas desempeñan un papel excepcional en la protección del perímetro y la prevención de entradas no autorizadas en diversos entornos, como infraestructuras industriales, ya que se pueden utilizar de día o de noche, con inclemencias meteorológicas y sin merma de su capacidad de detección de personas o vehículos.

Además estas cámaras tienen mucho más campo de visión horizontal que cualquier otro tipo de cámara, por lo que tienen una mayor capacidad de, con un menor número de cámaras, detectar cualquier intrusión en las zonas predefinidas de su campo de visión.

Gracias a eso podremos llevar a cabo las acciones predefinidas: Encender focos, hacer sonar sirenas, avisar a un centro de control o a móviles predefinidos, enviar emails, mover cámaras motorizadas de apoyo, etc.

Cámaras térmicas Dahua 3

Además suelen estar construidas de acuerdo con las clasificaciones IP66, NEMA 4X e IK10, lo que significa que tienen un alto nivel de resistencia a la oxidación y la corrosión, lo que las hace perfectas para su instalación en entornos difíciles.

Además, al ser considerados elementos de seguridad, proporcionan altos niveles de fiabilidad porque incorporan funciones de ciberseguridad que protegen contra ataques en línea que pudieran usar las cámaras como vía de entrada para robar datos o comprometer la seguridad de la empresa.

2. Supervisión y seguridad de procesos

La detección de variaciones de temperatura mediante supervisión remota, en lugares como centrales eléctricas, zonas con riesgo de incendio o procesos industriales, es posible gracias a las imágenes basadas en el calor.

Estas imágenes, junto con las funcionalidades del análisis inteligente de vídeo integrado en la propia cámara o en los grabadores, permiten obtener avisos de manera inmediata cuando detectan situaciones que previamente les hemos configurado.

Por ejemplo en caso de que estas temperaturas superen los límites predeterminados, sonarán las alarmas en el centro de control, se enviarán avisos a móviles o, en general, se activará cualquier protocolo de aviso que previamente hayamos definido ya que las posibilidades son enormes.

Las cámaras térmicas se complementan con una sólida plataforma de análisis de video que permite personalizarlas e incluso añadir análisis de audio para activar eventos, por ejemplo, si detecta elevados niveles de ruido o incluso disparos.

No hay que perder de vista una ventaja importantísima por el ahorro en tiempo y recursos que a veces pasa desapercibida: Las falsas alarmas disminuyen enormemente gracias a estas soluciones

3. Protección de datos: Seguridad con respeto a la protección de datos de las personas

El uso de cámaras térmicas para la vigilancia es la mejor manera de videovigilar sin dejar de respetar las leyes de privacidad.
Esta tecnología permite identificar a las personas sin comprometer la confidencialidad ni la integridad personal, ya que se basa únicamente en el calor emitido por los objetos y no depende del entorno en el que opera.

Es decir: No necesitamos ver el entorno si buscamos una seguridad perimetral, una detección de aumento de temperatura o incluso fuego. Sólo se mide la irradiación de calor de los cuerpos, sin grabar rostros, matrículas o zonas comprometidas (sin olvidar que, si es necesario hacerlo, hay cámaras híbridas que combinan lentes térmicas con lentes normales).

Pulsando en este enlace, podréis ver la gama de cámaras térmicas de Dahua.

Si soy más de Hikvision, este enlace os lleva a su gama térmica.