¿Qué es la videovigilancia y cómo funciona? Una guía práctica para entender sus beneficios y desafíos.

La videovigilancia es uno de los sistemas de seguridad más utilizados en la actualidad, tanto en el ámbito doméstico como en el profesional. Consiste en el uso de cámaras de vigilancia que captan y graban imágenes y sonidos(*) de un determinado espacio, con el fin de prevenir, detectar e identificar posibles amenazas, delitos o incidentes.

Pero, ¿cómo funciona exactamente un sistema de videovigilancia? ¿Qué tipos de cámaras existen y qué características tienen? ¿Qué beneficios aporta la videovigilancia y qué desafíos plantea? En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este sistema de seguridad, desde su funcionamiento hasta su normativa, pasando por sus ventajas y sus inconvenientes.

¿Cómo funciona un sistema de videovigilancia?

Un sistema de videovigilancia está formado por varios elementos que se conectan entre sí para captar, transmitir, almacenar y visualizar las imágenes y los sonidos de un lugar determinado2. Estos elementos son los siguientes:

  • Cámaras de vigilancia: Son los dispositivos que se encargan de captar las imágenes y los sonidos(*) del espacio a vigilar. Pueden ser fijas o móviles, interiores o exteriores, analógicas o digitales, con o sin cable, con o sin audio, con o sin visión nocturna, etc. Según el tipo de cámara, la calidad y el ángulo de visión pueden variar.
  • Grabador de vídeo: Es el aparato que se encarga de recibir, procesar y almacenar las señales de vídeo y audio que envían las cámaras. Puede ser un DVR (Digital Video Recorder) en el caso de cámaras analógicas, o un NVR (Network Video Recorder), sEn el caso de las cámaras IP. Hay DVR híbridos que te permiten combinar cámaras analógicas y cámaras IP. El grabador permite configurar diferentes parámetros, como la resolución, la velocidad, el tiempo de grabación, etc.
  • Monitor de vídeo: Es el dispositivo que se encarga de mostrar las imágenes y los sonidos que se están grabando o que se han grabado previamente. Puede ser un televisor, un ordenador, un teléfono móvil, una tableta, etc. El monitor permite visualizar varias cámaras a la vez, hacer zoom, reproducir, pausar, etc.
  • Software de gestión: Es el programa que se encarga de controlar y administrar el sistema de videovigilancia. Permite acceder al grabador y al monitor de forma remota, configurar las cámaras, ver las grabaciones, recibir alertas, etc. El software puede estar instalado en el propio grabador, en un ordenador o en un dispositivo móvil.
  • Elementos de seguridad: En todas las instalaciones se recomienda instala cajas fuertes para proteger el grabador o, como mínimo, armarios rack, así como SAI o UPS (sistemas de alimentación ininterrumpida) para que en caso de fallar la alimentación eléctrica el sistema pueda continuar funcionando hasta la restauración del mismo, o al menos durante un tiempo determinado que va en función del consumo del sistema y de las baterías de las que disponga el SAI.

¿Qué tipos de cámaras de videovigilancia existen y qué características tienen?

Existen muchos tipos de cámaras de videovigilancia, según el tipo de tecnología, de conexión, de alimentación, de instalación, de diseño, de funcionalidad, etc. que utilicen. Algunos de los tipos más comunes son los siguientes:

  • Cámaras analógicas: Son las cámaras más antiguas y más baratas, pero también las que ofrecen una menor calidad de imagen y sonido. Se conectan al grabador mediante un cable coaxial y requieren una fuente de alimentación externa.
  • Cámaras IP: Son las cámaras más modernas y más caras, pero también las que ofrecen una mayor calidad de imagen y sonido. Se conectan al grabador mediante una red de datos (Ethernet o Wi-Fi) y pueden funcionar con batería o con alimentación por Ethernet (PoE). Tienen una resolución de entre 2Mpx y 12Mpx píxeles o superior y un ángulo de visión de 90 grados o más, llegando hasta los 360º.
  • Cámaras domo: Son las cámaras que tienen forma de semiesfera y que se instalan en el techo o en la pared. Son discretas y resistentes, y permiten una visión de enre 90 y 360 grados. Pueden ser analógicas o IP, fijas o móviles, interiores o exteriores, con o sin audio, con o sin visión nocturna, etc.
  • Cámaras bullet: Son las cámaras que tienen forma de tubo y que se instalan en la pared o en un soporte. Son visibles y robustas, y permiten una visión de largo alcance. Pueden ser analógicas o IP, fijas o móviles, interiores o exteriores, con o sin audio, con o sin visión nocturna, etc.
  • Cámaras ocultas: Son las cámaras que tienen un tamaño reducido y que se camuflan en objetos cotidianos, como relojes, bolígrafos, libros, etc. Son indetectables y discretas, y permiten una visión de corto alcance. Suelen ser IP, fijas, interiores, con o sin audio, con o sin visión nocturna, etc.

¿Qué beneficios aporta la videovigilancia y qué desafíos plantea?

La videovigilancia aporta una serie de beneficios, tanto para la seguridad como para la eficiencia, de los espacios que se vigilan. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

  • Previene la delincuencia: La presencia de cámaras de vigilancia disuade a los posibles delincuentes de cometer actos ilícitos, como robos, hurtos, vandalismos, etc. Además, en caso de que se produzcan, las cámaras facilitan la identificación y la persecución de los responsables.
  • Aumenta la seguridad: La videovigilancia permite detectar y alertar de situaciones de riesgo, como incendios, inundaciones, accidentes, agresiones, etc. Así, se puede actuar de forma rápida y eficaz para evitar o minimizar las consecuencias.
  • Mejora la eficiencia: La videovigilancia permite controlar y optimizar el funcionamiento de los espacios que se vigilan, como el tráfico, el consumo energético, el rendimiento laboral, la atención al cliente, etc. Así, se puede mejorar la calidad y la productividad de los servicios que se ofrecen.

Sin embargo, la videovigilancia también plantea una serie de desafíos, sobre todo en lo que respecta a la protección de la privacidad y los datos personales de las personas que se graban. Algunos de estos desafíos son los siguientes:

Conclusión

La videovigilancia es un sistema de seguridad que consiste en el uso de cámaras de vigilancia que captan y graban imágenes y sonidos de un determinado espacio. Su funcionamiento depende de varios elementos, como las cámaras, el grabador, el monitor y el software. Existen muchos tipos de cámaras, según el tipo de tecnología, de conexión, de alimentación, de instalación, de diseño, de funcionalidad, etc. que utilicen.